Aprende cómo entrar y salir de una rotonda fácilmente

Aprende cómo entrar y salir de una rotonda fácilmente

A continuación, revisa una fácil y completa guía para aprender cómo entrar y salir de una rotonda sin complicaciones.

Para cualquier conductor puede ser muy estresante manejar dentro de una rotonda, debido a la cantidad de entradas y salidas que puede tener y la necesidad de tomar decisiones rápidas para conducir fluidamente en este tipo de intersección. Sin embargo, sabiendo ciertas reglas básicas podrás aprender cómo entrar y salir de una rotonda sin mayores complicaciones.

Lo más importante es que ¡no debes temerlas!, bastará con algunas simples reglas para que te conviertas en un experto manejando en estas intersecciones. A continuación, aprenderás qué son, cómo entrar y cómo salir de una rotonda fácilmente.

Qué es una rotonda (y para qué sirve)

Estas son intersecciones de calles en forma de anillo y que se ubican alrededor de una isla central. Dependiendo de la circulación vehicular del sector, pueden albergar uno, dos o más carriles para transitar. Al momento de manejar, la preferencia en una rotonda es siempre hacia la derecha, tanto para entrar como para salir.

Las rotondas son una forma más fácil, segura y fluida de crear intersecciones entre calles sin tantos atochamientos, a diferencia de los cruces regulados con semáforos, donde los tiempos de espera pueden ser mucho más altos.

¿Cómo entrar y salir de una rotonda?

Hay ciertas reglas básicas para automovilistas sobre cómo entrar y cómo salir de una rotonda. 

Al momento de entrar:

  • La preferencia en una rotonda será siempre por el lado derecho de la intersección.
  • Siempre cede el paso a los vehículos que estén circulando dentro de la rotonda.
  • Espera a que el paso esté libre para entrar, ya que los vehículos que circulan por la rotonda tienen la preferencia de paso.
  • Elige la salida que usarás con antelación, para así mantenerte en el carril donde estás o señalizar para cambiarte al que corresponda.

Y cuando vayas a salir:

  • Si eliges la salida más cercana debes mantenerte en el carril derecho externo (derecho). Por el contrario, si tu salida es la segunda o tercera de la rotonda debes mantenerte en el carril interno, hasta que llegues a la salida anterior a la elegida. Desde ahí solo señalizas tu cambio al carril externo y te retiras de la intersección.
  • No te interpongas entre otros vehículos y su salida si elegiste mal. Señaliza con precaución en la salida inmediatamente anterior a la tuya y desde ahí tendrás preferencia para cruzar.

Normativas sobre rotondas

Actualmente no hay una normativa clara sobre las rotondas, a excepción de una mención en la Ley de Tránsito que, en su artículo 124, establece que “los vehículos que circulen por una zona de tránsito en rotación, como monumentos, plazas, rotondas y otros, lo harán siempre por la derecha, dejando a éstos a su izquierda, salvo señalización en contrario”.

Además, según el Decreto 20 sobre Señales y Demarcaciones Oficiales de Tránsito -del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones-, las señaléticas que avisen de la presencia de una rotonda deben estar entre 50 metros y 200 metros antes de la entrada, para que así tengas tiempo de decidir qué hacer.

Ahora que ya conoces las reglas básicas sobre cómo entrar y salir de una rotonda puedes tener mayor seguridad al transitar por estos espacios y, así, aportar a una buena convivencia vial.

En tiempos difíciles, es importante que todos estemos conscientes de la higiene y esto también corre para la limpieza del automóvil