Volver

Convivencia Vial

Contaminación acústica: ¿cuándo se puede usar la bocina?

Contaminación acústica: ¿cuándo se puede usar la bocina?
Volver

Convivencia Vial

Contaminación acústica: ¿cuándo se puede usar la bocina?

Contaminación acústica: ¿cuándo se puede usar la bocina?

El tráfico es una de las principales fuentes de contaminación acústica. Descubre cómo puedes colaborar para reducir este problema.

Si vives en grandes ciudades, probablemente estés expuesto a la contaminación acústica en varios momentos del día. Más si andas seguido por la calle. Conoce más acerca de este problema y sobre cómo puedes ser parte de la solución para erradicarlo.

¿Qué es la contaminación acústica?

Se puede definir este concepto como la presencia en el ambiente de ruidos o vibraciones que signifiquen una molestia, un riesgo o un daño para las personas. No importa quién sea el emisor: lo que se considera es el perjuicio que genera en la salud de la gente y los efectos que produce en el medio ambiente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el máximo de exposición que puedes tener para no sufrir problemas de audición es de hasta 85 decibelios (dB) durante ocho horas como máximo. Si viajas en el metro, por ejemplo, debes saber que este medio de transporte llega a los 100 dB, un nivel que pasa a ser perjudicial luego de estar expuestos por más de 15 minutos.

¿Escuchas música fuerte? Ten en cuenta que la regulación del volumen de tus dispositivos -como smartphones- suelen oscilar entre los 75 dB y los 136 dB. En tanto, si acudes a bares o discotecas, sufres un ruido que va desde los 104 dB hasta los 112 dB.

¿Cómo puedes colaborar para erradicar la contaminación acústica?

Según una investigación de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA)el tráfico es uno de los principales responsables de este problema en esta parte del mundo. De hecho, se estima que 113 millones de personas que residen en el viejo continente se ven afectadas a largo plazo por niveles de ruido de la calle durante el día, la tarde y la noche de al menos 55 dB.

Entonces, ¿cómo puedes aportar un granito de arena para reducir el ruido en la vía pública? Aquí, el uso de bocina es un elemento a considerar, pero ¿sabes cuándo debe usarse y cuándo no?

Ley de Tránsito: uso de la bocina

Las condiciones de uso de bocina se especifican claramente en el artículo 74 de la Ley de Tránsito. Allí se expresa que, en zonas urbanas, no está permitido, salvo que sirva para advertir un peligro inminente. En tanto, para el ámbito rural, el uso de este elemento queda a criterio del conductor.

Otra aclaración importante consiste en lo que explica la norma para el tráfico dentro de los túneles: cuando ingresas, transitas y sales de uno de ellos, la utilización de aparatos sonoros está completamente prohibida.

Cabe destacar que las únicas personas que están exentas a esta regla y tienen permitido tocar su bocina o sirena son aquellas que conducen vehículos de emergencia. Obviamente, solo están en condiciones de hacerlo cuando se encuentran en servicio.

¿Hay solución para la contaminación acústica? Claro, y comienza por cada uno

En los grandes centros urbanos, donde existen importantes aglomeraciones de gente, resulta muy difícil que no haya ruidos fuertes. Sin embargo, cambiando algunos hábitos tú puedes colaborar para que la contaminación acústica se reduzca. Por ejemplo:

  • No utilices la bocina en tacos. Después de todo, ¿avanzará más rápido la fila de autos si la haces sonar? 
  • Limita el volumen de la radio del vehículo.
  • Conduce con precaución para evitar riesgos y, así, evitar utilizar la bocina. Al respecto, es clave conocer y respetar las señales del tránsito.

Ya sabes lo que afirma la Ley de Tránsito: uso de la bocina solo para advertir un peligro. Entonces, ahora es momento de poner en práctica lo anterior y aportar con tu granito de arena para disminuir el ruido en la vía pública.

Y recuerda: al mantener y promover una buena convivencia vial estarás disminuyendo los riesgos de accidentes, lo que se traduce en una conducción más segura y sin necesidad de utilizar la bocina.